Bigfisheando

Por fin sábado,el frío siberiano da un poco de tregua, luce el sol, la ciudad se levanta en modo relajado, sin prisa pero sin pausa, las corbatas descansan en los armarios de los hombres sin tiempo, los mercados se llenan para alimentar despensas, paseos, risas, tertúlias con amigos, família… GRANDES MOMENTOS DE FIN DE SEMANA

Grandes momentos para probar sitios nuevos y para utilizar la comida como mero pretexto para reunirse con buenos amigos.
Hoy escribo “post gastronómico” y lo hago de un restaurante que hace mucho que conozco y que ya merecía un lugar en las crónicas de Ma Petite Barcelone. Se trata del Big Fish. Su historia me encantaaaaaaaa. Sus dueños son la tercera generación de una parada de pescado del “Mercat de Galvany” por lo que es obvio que la materia prima es inmejorable. Big Fish tiene dos locales, uno en la calle Amigó ( muy cerca del Mercat de Galvany ) y otro en el barrio del Born. Nunca he estado en el de Amigó ( mal por mi parte ) y lo tengo pendiente pero sin duda alguna el del Born es de traca. ¡ QUE LOCAL ! Claro que teniendo en cuenta que el interiorismo lo firma el gran Lázaro Rosa Violán del que ya os hablé aquí no queda duda de que es impactante cuanto menos.



El domingo pasado estuve con un par de amigas compartiendo risas y charlas y arreglando el mundo. Sobre este último punto lo siento pero me da que no los conseguimos, eso sí, reirnos nos reímos un rato. Terminamos mojito en mano en el “Rouge” un local muy cercano al Big Fish y llegando a casa a las 8 de la tarde, es decir, lo pasamos genial y repetiremos seguro aunque ya hay votos para que sea mejor una cenita con copita y bailoteo posterior.
¿ Que opináis ladies ?

El momento selección de platos fue complicado. Cuando todo te gusta suele pasar. Suerte de un AMABILÍSIMO CAMARERO ( así da gusto…) que nos dió algunos consejillos y recomendaciones.

Ahí va una confesión: Yo no soy una super fanática del sushi pero cuando se me antoja me sienta genial y más si es tan bueno com el de Big Fish que francamente está delicioso. Nosotras nos decantamos por una buena selección de makis y sashimis pero también en Big Fish se puede comer pescado fresco en sus distintas versiones.

Quiero hacer mención especial a su carta de vinos que me RECHIFLA. Nuestra elección fue un Riesling, un vino de origen alemán muy en auge en los últimos tiempos. Pero lo que realmente me gusta son los nombres de los vinos del Big Fish, vinos rebautizados de la forma más creativa posible. Cuanto me gustan estos detalles…


¿ Que os parece ? No es lo mismo tomarse un vino blanco que un
” Spanish White Guerrilla “ . ¿ Es o no es ?

Estos vinos de la Rioja by Maetierra, si si, de la Rioja he dicho, son todo un descubrimiento.

Si no teneis planes definidos para este fin de semana tomar nota del Big Fish como buen punto de encuentro, no os defraudará.

¡Feliz fin de semana y feliz lectura!

Kisses
MPB

  • Anonymous

    Me lo apunto

  • Anonymous

    Blanx!!!!! me encanta tu blog :)
    No me lo pierdo ningún día!!!!
    Muaaaaaaaaaaaaaa