OTADUY:¡ Que empiece el espectáculo !

“Otaduy nace en una azotea de Keap Street, Nueva York, una tarde de verano entre amigos, música, luz y fotografías. ”

Su filosofía de marca no puede girar entorno a mejores argumentos; NYC, verano, amigos, música, luces, fotografías….Con esta premisa Otaduy tenía que ser algo ¡ UAU ! y lo es…
¡I PROMISE!
Conocí a Carolina y su firma por amistades comunes, una buena amiga le habló de mi y ella sin dudarlo un segundo quiso conocerme para saber mi opinión sobre su trabajo. Que alguien esté muy interesado en mostrarme su marca no deja aún de sorprenderme a la par que halagarme sobremanera.
Me cité con ella el pasado sábado en su casa-taller y mientas nos tomamos un delicioso té de coco fui descubriendo Otaduy. Está construida siguiendo todos los pasos que una marca debe seguir para tener unos buenos anclajes. Se nota el “background marketiniano” y del mundo de la comunicación de su alma máter, Carolina Otaduy. La fuerza de su logo, el manifiesto de marca, su material fotográfico… REALMENTE IMPRESIONADA. Y que envidia sana me dió Carolina… Envidia por poder poner en marcha el proyecto con el que siempre has soñado tras madurarlo durante una temporadita en la inspiradora Nueva York.
¿ Se puede pedir algo más ? Quizá un pedazito de luna…

Hablemos un poco más de Otaduy.
La firma tiene dos líneas claramente marcadas; una de fiesta a precios más que razonables y otra de novia. La novia Otaduy tiene personalidad. Me encanta la descripción que Otaduy hace de sus novias:

“En tu versión princesa prometida, delicada y ligera. O tal vez como la fiera de mi niña, desafiante, elegante y traviesa… Porque sí, puedes ir como quieras. De blanco y con tus botas de cuero, con trenzas y una corona de flores en el pelo, con un vestido de satén o de encaje, con la espalda descubierta, o las uñas pintadas de negro. Es tu día. Y las reglas las pones tú.O mejor, vosotros. Porque esta es una historia de dos. Una historia que empezó con vuestro primer ‘te quiero’ y que ahora continúa con ese ‘Sí, quiero’ que, como la mayoría de las cosas buenas, da un poco de miedo. Pero sabes que, también como casi siempre, merece la pena el riesgo.”

¡SENCILLAMENTE UNA DESCRIPCIÓN PERFECTA!

Y aquí una muestra gráfica de como son sus fotografías y de como son sus novias ” con personalidad” y ¡Botas camperas!


¡DIVINAS!



Creo que tengo que enseñaros más fotos aún porqué me rechiflan…


En mi visita al taller de Carolina pude ver la ropa e incluso probármela. ¡ La verdad es que una por otra nos animamos y pocos vestidos quedaron sin probar !
Yo me fijé en todo y no se me escapó detalle.Sin duda alguna me enamoraron los complementos. Sus “collares babero”, cinturones, cintas para el pelo…

Y algunos detallitos más del taller:



¿ Queréis saber lo mejor de todo ? Otaduy abre en muy poquitos días su propio espacio en el barrio del Born y creo que con una simple visita a su tienda quedarán pocas palabras por decir sobre esta firma que empieza a andar a paso firme. Suerte que a Carolina le va la marcha por lo que simplemente puedo cerrar el post con un:

¡ Que Empiece el espectáculo !