¡Fast but not bad!

En mi moleskine hay un apartado de pendientes que va “in crescendo” y eso para mi es bueno y malo. Me explico; bueno porqué quiero visitar montones de sitios que voy apuntando en el famoso apartado pero también malo porqué se me acumula el trabajo. Fastvinic estaba en esta lista des de ya hacía demasiado tiempo y este sábado por fin pudo ser tachado definitivamente.

Entrada principal de Fastvínic


Fastvinic es el hermano pequeño de Monvínic, un restaurante que nació con el objetivo de ser mucho más que eso y se ha convertido en un espacio de divulgación de la cultura que rodea el mundo del vino. Fastvínic es la versión exprés de esta concepto; como su propio nombre indica es comida rápida pero saludable, riquísima y acompañada de un buen vino.

Como ellos mismos definen en su web es un lugar que homenajea al bocadillo en todas sus variantes. Bikinis de rúcula con pavo y tomate, bocadillo de jamón ibérico, de “calçots”, sí, sí lo habéis leído bien, de “calçots” o de pollo ecológico. Todo esto en un entorno ecosostenible.

¡Que hambre!
Materiales reciclados y ecosostenibles

¿ Y que decir de sus vinos ? En Fastvínic cargas tu saldo en una tarjeta magnética y disfrutas de cuantos vinos quieras, todos de una calidad excelente y a precios aptos para todos los bolsillos.

En resumen, Fastvínic es un Fast-food ecosostenible de lo más saludable, perfecto para hacer un parón y reponer fuerzas en alguno de esos sábados maratonianos de shopping que tanto amamos las mujeres.

¡Feliz semana!