No sin mi Molekine

Siempre me han gustado las papelerías. Hace ya unos cuantos añitos adoraba el ritual de compra del material escolar antes de iniciar el curso. Todo me parecía imprescindible; rotuladores, estuche, carpesano, mochila, bolígrafos, lápices, libretas y como no el ironfix para que mi padre con una paciencia de santo forrara todos los libros de forma impoluta. 20 años después sigo adorando comprar bolígrafos, lápices, cartulinas y cuadernos , cuadernos??? PECADO!!!! tienen nombre propio y se llaman: Moleskine. Estos cuadernos con pedigree son de procedencia parisina y tienen como padrinos a ilustres usuarios o adoradores como Picasso o Hemingway.

En mi bolso siempre está mi moleskine, no salgo sin ella ( ni tampoco sin otros múltiples accesorios que ahora no comentaré ) y más imprescindible que nunca se ha vuelto ahora para mi con la reciente creación de Ma Petite… perfecta para capturar todo lo que me inspira me ayuda a que nada se me pase ,todo se captura en el cuaderno; restaurantes, tiendas, museos, ciudades, hoteles… más de uno será la inspiración del siguiente post de este blog.
Próximo objetivo “moleskiniano” ? el nuevo modelo customizado por mi favorito: Marc Jacobs.